Filmoteca en vivo – El milagro del Technicolor

El milagro del Technicolor – Enerc – Moreno 1199 – CABA – Entrada Gratuita

Viernes 23

23hs. LO QUE EL CIELO NOS DA (All that Heaven Allows, EUA-1955) de Douglas Sirk, c/Jane Wyman, Rock Hudson, Agnes Moorehead, Conrad Nagel, Virginia Grey. 89’.

Una mujer madura, viuda y con dos hijos adultos, descubre la posibilidad de un nuevo amor en un jardinero más joven que ella. De la serie de coloridos melodramas que Douglas Sirk hizo en los ’50 (muchos de ellos interpretados por Rock Hudson), éste debe ser el más célebre, en buena medida porque inspiro al menos dos versiones libres posteriores: La Angustia corroe el Alma (1974) de R. W. Fassbinder (declarado discípulo de Sirk) y de Lejos del Paraíso (2002) de Todd Haynes.

Sábado 24

19hs. LOS AMANTES DEBEN APRENDER (Rome Adventure, EUA-1962), de Delmer Daves, c/Troy Donahue, Suzanne Pleshette, Rossano Brazzi, Angie Dickinson, Hampton Fancher, Al Hirt, Chad Everett. 119’.

Aunque se destacó sobre todo por sus films de acción, Delmer Daves llegó a ser eficiente en cualquier género. En este caso se trata de un drama romántico cuyo rodaje en Italia justifica plenamente el uso del Technicolor, ya que el paisaje se transforma en un personaje más. La protagonista, que abandona un contexto represivo en busca del amor, está interpretada por la luminosa Suzanne Pleshette, extraordinaria actriz que hoy sólo es recordada -injustamente- como una de las víctimas de Los Pájaros de Hitchcock.

Domingo 25

17hs. INVITACIÓN AL BAILE (Invitation to the Dance, EUA-1952/56) de Gene Kelly, c/Gene Kelly, Diana Adams, Igor Youskevitch, Tamara Toumanova, David Kasday. 93’.

El actor y director Gene Kelly tuvo a su disposición los más sofisticados recursos del cine de estudios para realizar un film que resultó completamente experimental. Con el productor Arthur Freed como cómplice, Kelly contrató un elenco notable de bailarines y diseñó, a partir de partituras especialmente compuesta por músicos como Jacques Ibert y Andre Previn, tres episodios: “Circus” es el más elogiado debido a la homogeneidad de su propuesta estética y puede verse como una versión libre de El circo (1928) de Charles Chaplin, quien, como fanático del ballet, seguramente habrá apreciado el homenaje. “Ring Around the Rosy” es una variación sobre La Ronda de Schnitzler, en la que una pulsera protagoniza la sucesión circular de afectos. Finalmente, en “Sinbad the Sailor”, Kelly ingresa a un mundo de fantasía más o menos inspirado en Las mil y una noches e interactúa famosamente con dibujos animados de Hanna & Barbera.

19hs. SU MAJESTAD DE LOS MARES DEL SUR (His Majesty O’Keefe, EUA-1954) de Byron Haskin, c/ Burt Lancaster, Joan Rice, André Morell, Abraham Sofaer, Archie Savage, Benson Fong, Tessa Prendergast, Lloyd Berrell, Charles Horvath. 91’.

El emprendedor Burt Lancaster descubre que el capitalismo salvaje es un camino de ida en esta película de aventuras y súper acción que se las arregla para decir un poco más de lo que parece. Dirigida por el experto Byron Haskin (el mismo de la versión original de La Guerra de los Mundos) la acción avanza a toda velocidad explotando al máximo la exuberancia del Technicolor, del rodaje en locaciones y del poderoso torso del actor, que en esta época se especializaba en hacer de aventurero sin escrúpulos y sin camisa.

21hs. EL PECADO DE RAQUEL (The Sins of Rachel Cade, EUA-1961) de Gordon Douglas, c/ Angie Dickinson, Peter Finch, Roger Moore, Errol John, Woody Strode, Juano Hernandez, Frederick O’Neal, Mary Wickes, Scatman Crothers. 124’.

Si esta película consistiera solamente en Angie Dickinson filmada en Technicolor ya valdría la pena, pero resulta que además es un melodrama sobre la fe elaborado con bastante madurez por el guión de Edward Anhalt (Pánico en las Calles, Becket), con un excelente rol para ese actor inmenso que fue Peter Finch. Y además es un film pionero por el espacio y cartel que dio a varios actores negros, como Scatman Crothers (El Resplandor), Woody Strode (Los Profesionales) y sobre todo Juano Hernandez (Música en el Alma), que compone a un médico brujo de singular inteligencia. Una simple comparación de esta copia en 35mm. con la edición en DVD bastará para comprender por qué decimos con tanta insistencia que el Technicolor sólo sobrevive como corresponde en fílmico. Con esta exhibición, de paso, la Filmoteca rinde sentido homenaje al gran Roger Moore, que pasó a la inmortalidad hace pocas semanas.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.