Filmoteca en vivo – Cine Anticomunista

BAZOFI presenta Cine Anticomunista (El horror rojo) ENERC (Moreno 1199 – CABA) – Entrada Gratuita

Viernes 15 – 23hs. ME CASÉ CON UN COMUNISTA (I Married a Communist, EUA-1950) de Robert Stevenson y (sin figurar) Nicholas Ray, c/Robert Ryan, Laraine Day, John Agar, Thomas Gomez. 73’.

El pasado rojo persigue a un gremialista conciliador que interpreta Robert Ryan: “He terminado con todo eso”, le dice a un comunista que procura recuperarlo para la causa. “Una vez que entras, no puedes salir”, le responden. Mediante el chantaje, los comunistas obligan al héroe a tomar decisiones impopulares, a arrastrar a la perdición a su cuñado y a provocar el desastre de su propio matrimonio. Ray inició el rodaje de este film, emblemático de la caza de brujas impulsada por el maccarthysmo, pero tras ocho semanas de trabajo decidió abandonarlo y Stevenson lo completó.

Sábado 16 – 19hs. EL MILAGRO DE MARTE (Red Planet Mars, EUA-1952) de Harry Horner, c/ Peter Graves, Andrea King, Herbert Berghof, Walter Sande, Marvin Miller, Willis Bouchey, Morris Ankrum. 87’. Doblada al castellano.

Un científico descubre un método para comunicarse con Marte, en la convicción de que sus habitantes constituyen una civilización avanzada que hará progresar rápidamente a la Tierra. Paradójicamente, cada noticia que llega de Marte provoca tremendas catástrofes económico-sociales. Rarísima fantasía política de posguerra pergeñada por John Balderston, dramaturgo y guionista que fue el principal responsable del primer ciclo de terror gótico de la empresa Universal. En este caso, por supuesto, el monstruo es el comunismo aunque también aporta lo suyo un científico nazi refugiado, como corresponde, en la Cordillera de los Andes.

Domingo 17 – 17hs. DETRÁS DE LA MENTIRA (Argentina-1962) de Emilio Vieyra, c/ Alfonso de Grazia, Julia Sandoval, Eduardo Cuitiño, Teresa Blasco, Alberto Bello, Pedro Laxalt, Homero Cárpena, Carlos Carella, Julio de Grazia, Osvaldo Terranova, Josefa Goldar, Carlos Cores, Héctor Gióvine. 85’.

A la Argentina la paranoia anticomunista llegó un poco tarde, en plena década del 60, cuando las fuerzas más conservadoras de la Argentina necesitaban fabricarse un enemigo interno a medida como para justificar toda clase de controles y medidas represivas. En el cine hubo varias expresiones ocasionales de esa paranoia, incluyendo citas al pasar en comedias inofensivas como Rebelde Con Causa con José Marrone, pero su máxima expresión fue este film de Vieyra, que en su mensaje, estructura y hasta en su logrado clima noir parece calcado de Me casé con un Comunista. Su eficacia es tal que cualquier joven desinformado del siglo XXI llegará a creer que el comunismo tuvo alguna vez una importancia decisiva en la sociedad argentina. No se conocían copias completas de este film hasta que apareció una, en excelente estado, en la colección de Alberto González, conservada por su familia.

19hs. EL BOMBARDEO SOBRE KINMEN (Ba er san pao zhan, Taiwán-1986) de Shan-Hsi Ting, c/Chun Hsiung Ko, Ya-Tung Sun, Chung-Kun Huang, Ching Chang. 120’.

El film evoca el primero de los varios conflictos armados que tuvieron lugar entre Taiwan y la República Popular China sobre las islas que se encuentran en el estrecho de Taiwán. Entre fines de 1954 y comienzos de 1955. Las islas Kinmen y Matsu fueron objeto de intensos bombardeos, hasta que se llegó a una tregua, aparentemente debida a la posibilidad de que Estados Unidos utilizara armas nucleares sobre China continental. El film dramatiza todo el episodio, incluyendo la presencia norteamericana, en términos de superproducción y con múltiples protagonistas que padecen el bombardeo, son anticomunistas feroces y combaten valerosamente contra las hordas de Mao. Lo asombroso es que el director Ting decide atravesar la descripción de los horrores bélicos con enérgicos números musicales, tan entusiastas como inesperados, y logra así un híbrido único en su especie. Ver para creer.

21hs. INVASIÓN USA (EUA, 1985) de Joseph Zito, c/Chuck Norris, Richard Lynch, Melissa Prophet, Alex Colon. 107’.

Los invasores del título llegan desde el mar y no se sabe bien de dónde, pero son comunistas y su objetivo es sembrar el caos y la anarquía para conquistar América. Son pocos para tamaña empresa, por lo que al gobierno norteamericano le basta un solo hombre para combatirlos. Durante la era Reagan-Bush el cine norteamericano se caracterizó por producir grandes cantidades de films en los que diversos guerreros solitarios arrasaban con medio mundo para restablecer la paz. De todos ellos, Chuck Norris fue seguramente el más elemental e incorrecto, aunque a su favor debe decirse que, a diferencia de otros colegas suyos, evitó dedicarse a la política por lo que su peligrosidad fue sólo cinematográfica.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.