Cine en la ENERC – La Épica Nacional

Cine en la ENERC (Moreno 1199, CABA) La Épica Nacional – Entrada Gratuita, Proyección en fílmico

  • Sábado 7 – 17hs. – PAMPA BÁRBARA (Argentina, 1945) de Lucas Demare y Hugo Fregonese, c/ Francisco Petrone, Luisa Vehil, Domingo Sapelli, Froilán Varela, María Esther Gamas. 98’.

Un oficial debe escoltar mujeres desde la ciudad hasta un fortín de frontera, para evitar las frecuentes deserciones de los soldados. El guión de Homero Manzi y Ulyses Petit de Murat tomó como punto de partida un decreto de Juan Manuel de Rosas ordenando ese tipo de transporte y expandió la idea para elaborar una aventura con múltiples personajes y peripecias simultáneas, en el estilo de La guerra gaucha (y la posterior El último perro). Fregonese se desempeñaba como asistente de Demare desde varios años antes y en este film se hizo cargo de las múltiples escenas de acción, por lo que obtuvo crédito como codirector. Aunque el tono es inequívocamente local y responde a la intención de construir una épica histórica propia, con frecuencia se la compara con el western norteamericano y en ese espíritu Fregonese realizó una remake veinte años más tarde.

  • 19hs. EL ÚLTIMO MONTONERO (Argentina, 1963) de Catrano Catrani, c/ Romualdo Quiroga, Marcela López Rey, Aldo Mayo, Juan Carlos Lamas. Raúl del Valle. 70’.

Filmada en La Rioja sobre un cuento de Félix Luna, la acción comienza con una escena extraordinaria, en la que el Chacho Peñaloza comienza a perder su autoridad tras tomar una decisión posiblemente fatal. Poco después el caudillo dispersa su tropa y el film sigue, en episodios cruzados, los destinos de algunos de esos hombres. Fueron poquísimos en el cine argentino los directores que, formados en sus estructuras clásicas, supieron asimilar las innovaciones formales que se prodigaron desde la posguerra. Catrani lo hace aquí con asombrosa libertad expresiva, utilizando la prosa de Luna como base para una especie de poema épico, apuntalado por la música de Ariel Ramírez, por la acción física y sobre todo por el paisaje, esa tierra que es el motivo por el que estos hombres se desangran. Casi no hay diálogos en el film. Lo esencial sobre los anhelos y contradicciones de los protagonistas aparece en concisos monólogos interiores ilustrados por cuerpos y rostros de suficiente elocuencia. En su búsqueda de una verdad interior, en el estallido de toda convención clásica y sobre todo en su voluntad de abordar explícitamente nuestros desgarros fundacionales, Catrani se puso a contramano de la representación histórica en todo el cine argentino previo.

  • Domingo 8 – 18hs. – LA GUERRA GAUCHA (Argentina, 1942) de Lucas Demare, c/ Enrique Muiño, Francisco Petrone, Amelia Bence, Ángel Magaña, Sebastián Chiola. 95’.

Poco puede agregarse a todo lo escrito a favor y en contra sobre este film, el clásico más importante del cine argentino. Baste recordar que fue el resultado más importante de la inédita unión de un grupo de artistas y técnicos entre los que se contaban los actores Enrique Muiño, Ángel Magaña, Francisco Petrone, el director Lucas Demare, el asistente Hugo Fregonese, los escritores Ulises Petit de Murat y Homero Manzi, el productor Enrique Faustín. La intención original de Artistas Argentinos Asociados, plenamente lograda en este film, fue la de trasladar a la pantalla temas esencialmente argentinos, ante el avance de adaptaciones de clásicos extranjeros que se advertía en nuestra cinematografía. Pese a la precariedad de medios técnicos y económicos y a la poca experiencia que se tenía en el rodaje en exteriores, el esfuerzo colectivo del grupo proporcionó al resultado las características de una superproducción épica. Demare demostró por primera vez su interés por las historias de héroes anónimos, generalmente trágicos, sobre los que volvió después en otras obras mayores como Pampa bárbara (1945) y El último perro (1956).

  • 20hs. EL ÚLTIMO PERRO (Argentina, 1956) de Lucas Demare, c/ Hugo del Carril, Nelly Meden, Nelly Panizza, Mario Passano, Domingo Sapelli, Jacinto Herera, Ana Casares. 95’.

La vida en las postas de la pampa durante la segunda mitad del siglo XIX (según novela de Guillermo House) fue representada aquí por Lucas Demare con el mismo aliento épico de sus anteriores La guerra gaucha (1942) y Pampa Bárbara (1945). Como esos films, El último perro no tiene un único protagonista sino muchos y anónimos, héroes sin fama ni nombre porque “también es patria lo que no tiene estatua”, como se afirma en el epílogo. Fue el segundo largometraje argentino realizado mediante el proceso Ferraniacolor, de origen italiano.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.