La protagonista: la insoportable levedad del ser

Desde el pueblo más lejano de acá

Siguiéndote

Vamos esta noche puede ser mejor…

No te duermas

Todo el universo depende de eso…

Hey, te fuiste y donde estás?

Ahora…

(Fuego – El mató a un policía motorizado)

Hay una incomodidad esencial en Paula, el personaje central de “La Protagonista”, último film de Clara Picasso. Nunca parece estar donde está. Quizás eso es lo constitutivo en una actríz como lo es Paula, pero progresivamente la película irá descubriendo que hay mas que eso.

Durante el transcurso de la clase de castellano que precariamente dicta Paula en un bar a un estudiante extranjero, se va a disparar la situación que da nombre al relato.

De manera involuntaria Paula causará de la detención de un delincuente que intentaba asaltar el lugar y a sus parroquianos; este hecho le da una inesperada y fugaz notoriedad: la entrevistan los medios, la reconocen en la calle, la contactan sus amigos que la ven en la tv, pero como con todo, no se va a sentir totalmente cómoda en esta nueva circunstancia que trata de sobrellevar lo más amablemente posible.

En algún lugar esta es la actitud mas honesta de Paula. El resto de su vida parece ser la espera de algo que no alcanza a discernir pero que intuye íntimamente y a lo que no sabe como acceder.

Como la actriz que es, Paula recuerda su condición pero no en el presente, participa de focus groups de análisis de mercado, fingiendo identidades que no le pertenecen, da sus clase de castellano, pero siempre su mirada se dirige hacia un afuera indefinible. No es eso lo quiere y prefiere. Cuando en algún momento manifieste en forma explícita su deseo, rápidamente deberá arrepentirse y alejarse.

Buena interpretación de Rosario Varela que dota a la reserva de su personaje de las casi invisibles, pero significativas grietas por las que se vislumbra su incomodidad ontológica. Un personaje que por otra parte es central y que demanda una presencia permanente en la pantalla.

Como en el afiche de la película, Paula es una silueta que baila al son de una melodía imperceptible y como todo en su vida, Paula está en otro lado, pero será al final, cuando es otra, cuando mas verdaderamente sea ella.

Oscar Alvarez

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.