Michael Apted, historia de un cineasta humanista

Cine. Adiós al director ingles de la serie «Up» y de «Gorky Park», que ha sabido contar las diferencias de clase. Su primer gran éxito en EE.UU. fue «The Girl from Nashville», sobre Loretta Lynn. Por Antonello Catacchio ©.

Nos ha dejado una de las figuras más eclécticas de la dirección de cine y televisión: Michael Apted. Inglés, nacido en Aylesbury en Buckinghamshire hace casi ochenta años, después de sus estudios en Londres trabajó duro hasta que una pasantía le cambió su vida. Ocurre en 1964 en Manchester, en Granada Televisión. Trabaja como un investigador galopante, tiene que encontrar niños de siete años para una serie de noticias de televisión titulada World in Action. Excepto que en lo que está trabajando, en nombre del director Paul Almond, resulta ser mucho más importante que la serie de contenedores, pasando a la historia televisiva como Up Series. En esencia, finalmente se seleccionan catorce niños para ser entrevistados como una muestra social del tiempo titulada Seven Up. Hasta ahora, nada llamativo. Excepto que fueron entrevistados nuevamente por Michael Apted, quien había captado el valor, una primera vez siete años después para 7 Plus Seven, y luego puntualmente cada siete años.

EN LA ÚLTIMA sesión los ex niños tenían 63 años, ofreciendo así un cuadro extraordinario de la vida real y la posibilidad de análisis que llevó a Roger Ebert, uno de los críticos de cine estadounidenses más conocidos, a definir la serie como una de las diez películas más importantes. Aquello que tenía que contar solo los diferentes estratos sociales de una sociedad durante el siguiente medio siglo se convirtió en mucho, mucho más. Apted más recientemente sobre la serie Up dijo: «Me di cuenta por primera vez en veinte años de que estaba trabajando en este proyecto que no había hecho absolutamente una película política. Lo que originalmente había visto como una importante ejemplificación de la división de clases inglesa se ha convertido de hecho en un documento humanista que narra los problemas reales de la vida «.

Evidentemente, esa primera experiencia impulsó a Apted a continuar por el camino de la dirección. Inicialmente solo en televisión, alternando documentales con series de ficción, hasta que David Puttnam, figura fundamental del productor británico, le hizo debutar en el cine con Triple eco en 1972, la historia de un joven que, para no ir a la segunda guerra mundial se disfraza y finge ser hermana de una campesina que lo favorece. Discreta recepción, pero nada sensacional. Ni siquiera con El secreto de Agatha Christie en 1979 con Vanessa Redgrave como protagonista el director logra abrirse paso.

Lo Necesitan de Estados Unidos, no exactamente de Hollywood, para el gran éxito. Es la transposición de la historia de la cantautora country Loretta Lynn, The Girl from Nashville, aunque el título original sugirió mucho más: Coal Miner’s Daughter, la hija del minero del carbón. Una historia de pobreza extrema y redención que Apted cuenta con sensibilidad y respeto por los pobres que en ese momento no eran un bien común en esos lugares. Seis nominaciones al Oscar, incluida Mejor Película, y estatuilla ganada por la protagonista Sissy Spacek, elegida en concierto entre la directora y la propia Loretta Lynn. El inglés se ha lanzado ahora al Olimpo que se ha convertido en Hollywood, por lo que se le confía una de las tareas más difíciles del momento: dirigir a John Belushi en su primera película «seria»: Continental Divide. Ahora hay que recordar que en su momento John era el número uno en la televisión, en el cine y en las listas de música, una especie de bulimia de éxito que lo empujaba a engullir no solo comida como Bruto, sino también sustancias de todo tipo. Aquí, en cambio, está decidido a cambiar de registro, a ser guiado por Smokey, contratado a propósito para alejarlo de cualquier tentación. John interpreta a Ernie Souchak, un reportero de Chicago enviado a entrevistar a un ermitaño ornitólogo en las Montañas Rocosas para mantenerlo alejado de las personas corruptas que ha expuesto y amenazado. Pero a pesar de todos los intentos, la magia no se dispara. Poco después, sin embargo, Apted dirige un nuevo éxito, Gorky Park, en el que su capacidad narrativa más peculiar está ligada a la ambientación y notaciones de la historia, más que a la simple trama.

SIGUIENDO una infinidad de títulos entre los que destacan Gorilas en la niebla (’88), Nell (’94), Enigma (2001), su versatilidad se confirmó sobre todo en 1999 con la convocatoria para dirigir  007, El mundo no basta, con Pierce Brosnan como James Bond. A lo largo de su vida, Apted continuó realizando documentales (entre otros, Incidente de Oglala en 1992 y también uno sobre el Mundial de 2006), se casó a menudo, tuvo muchos hijos, fue nombrado presidente del sindicato de Directores Estadounidenses de 2003 a 2009, y luego se convirtió en su tesorero. Una vida profesionalmente muy intensa, que, sin embargo, nunca le ha impedido, cada siete años, encontrar a sus viejos catorce protagonistas de Up para actualizar sus historias en una empresa extraordinaria.

Antonello Catacchio © Il Nuovo Manifesto Società Coop. Editrice

adaptación y traducción Jorge Cappelloni

© 2021 FelliniA Tierra de Cine
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.