Denis Côté, mi dandy despreocupado frente a una era de juicios


Entrevista. Conversación con el director quebequense sobre su nueva película, «Hygiène Sociale», una comedia sobre palabras. El protagonista es un personaje entre el siglo XVII y lo contemporáneo, social y las relaciones. © Cristina Piccino. Il Manifesto.

Antonin tiene respuesta a cada reproche, sabe replicar, qué teclas tocar, modular sus líneas en un arte de evasión que se convierte en táctica existencial. Así sucede con su hermana, Solveig (Larissa Corriveau) cuando le repite en cada encuentro, y aunque le habla de los amantes ocasionales, lo decepcionada que está con su actitud. Con su mujer, Églantine (Evelyne Rompré), paciente y disponible ante sus silencios y traiciones, y con la recaudadora Rose (Kathleen Forteen) que le recuerda sin descanso sus deudas y deberes. Los pensamientos de Antonin son absorbidos por Cassiopée (Eve Duranceau), a quien atrae locamente. Pero, ¿Quién es Antonin An Outlaw? ¿Un filósofo? ¿Un manipulador astuto? ¿O más bien un dandy -como prefiere llamar al personaje de su nueva película- al que da vida Maxim Gaudette, actor icónico de la escena, el cine y la televisión quebequenses, Denis Côté? El título Hygiène Sociale, que no trata de la pandemia, aunque se rodó ahora, es un proyecto que el director canadiense ideó, incluido el título, en 2005. Y así su forma, una «teatralidad» en movimiento en el espacio de naturaleza donde los actores filmados en planos largos parecen distantes y espaciados. Los escuchamos en sus encuentros, en los dúos que se les oponen, tableaux vivants de una época que abarca el pasado, un siglo XVII sin costumbres, dejando resonar la contemporaneidad. La palabra sobre la que trabaja Côté es el espacio que permite a cada personaje vivir, en la frontera de las artes y el lenguaje, y hacer de la teatralidad una invención cinematográfica al cambiar el punto de vista narrativo – y del espectador – en una universalidad de sentimientos, intuiciones, relaciones humanas que encuentran expresión en la ligereza de una comedia.

Côté, québécois, principal director de cine independiente e investigación internacional, es un inventor de mundos y formas, y con Hygiène Sociale -presentada en la Berlinale online en la sección Encuentros y premio del jurado- confirma su deseo de sorprender a la forma del cine de todos perspectiva. Hablamos de ello entre Canadá e Italia por Zoom.

«Hygiène Sociale» nos lleva a un terreno donde la forma cinematográfica se encuentra con el teatro y la literatura, marcando un nuevo paso en su investigación.
Es un proyecto que tengo allí desde hace un tiempo, lo empecé a imaginar hace unos años, era 2005, mientras estaba en la residencia en Sarajevo. Estudié mucho sobre los temas relacionados con la guerra en los Balcanes y leí a Robert Walser, su prosa y la atmósfera de sus historias vuelven a la película. Buscaba algo que me permitiera trabajar entre el teatro y la literatura utilizando diálogos o monólogos con ironía, y que me llevara al pasado pero sin connotaciones temporales obvias. Sobre todo, quería que este encuentro entre diferentes lenguajes fuera lo más cinematográfico posible, no me interesaba encerrarme en una habitación, ni siquiera apuntar a un solo elemento, ya fuera la palabra o el vestuario. El desafío para mí era entrar en el siglo XVII poniéndolo en diálogo con el presente. Si me hubiera imaginado una película de vestuario tradicional, y con un presupuesto muy alto, nunca hubiera tenido la libertad de experimentar que logré aquí.

Los personajes se mueven al aire libre entre bosques y prados, y a pesar del ritmo del diálogo «teatral» viven de lleno en el interior del cine.
Era precisamente lo que más deseaba, el hecho de moverme entre distintas posibilidades formales sin que una se apodere de la otra. La puesta en escena de Hygiène Sociale busca estos pasajes, trabaja en una forma abierta que, entre otras cosas, la ausencia de una referencia temporal precisa la hace aún más fluida. Rodamos durante la pandemia pero repito que todo estaba ahí, no tuvimos que cambiar nada en un tema escrito en 2005 que imaginaba diálogos remotos y encuentros al aire libre, al fin y al cabo el título lo dice bien: se trata de Hygiène Sociale. Incluso ahora trato de entender lo que significa esta película en comparación con las otras en mi investigación, definitivamente es un momento divertido, nos divertimos haciéndolo y la forma en que trabajamos fue un regalo perfecto para los actores, fueron maravillosos. No quiere ser el manifiesto de algo, el tema de la película es escuchar la palabra manteniendo la cámara alejada. No es una película de psicología pero se trata precisamente de la palabra. El público escucha a los actores pero siempre los mira desde lejos.

¿Es entonces la palabra el centro de esta narrativa?
Antonin, el protagonista, es alguien que busca un papel para encontrar un lenguaje de sí mismo, y es algo que Maxim Gaudette, quien lo interpreta, intenta expresar no solo con palabras sino también con el cuerpo. Es un hombre en torno al cual giran cinco mujeres con diferentes motivaciones, es un niño y están esperando que finalmente crezca. Su hermana, su esposa, su amante, la recaudadora de impuestos representan para Antonin «deberes» de los que trata de escapar, siempre decepcionándolos. No sé si lo veo como un alter ego mío, pero me gusta ese lado un tanto indolente e incluso romántico de él, de aquellos a los que no les importa demasiado el mundo aunque quieran ser parte de él. Lo veo como un dandy despreocupado, alguien a quien se necesita mucho hoy. Luego está mi deseo de hacer una película sin una «historia» que parece ser tan necesaria hoy. No tenemos que trabajar solo en términos narrativos de principio / fin, no tiene que haber un final. No es una provocación, es más un intento de restituir un papel a la imagen pensando con el cine.

¿De qué viene el título, «Hygiène Sociale»?. Imposible no pensar en la dinámica social provocada en este último año por la pandemia.
Para mí, Hygiène Sociale es ante todo una película sobre relaciones, y en este sentido habla de nuestro tiempo. Las relaciones viven mucho en las redes sociales hoy en día, y el Covid ha amplificado esta tendencia. No nos vemos pero la gente tiene una opinión de todo y se siente motivada a expresarla continuamente. La base de las relaciones es tener una «buena reputación», que luego se convierte en una alta calificación social en un contexto en el que constantemente eres observado y juzgado, y amas u odias a alguien que nunca has conocido. Juzgar no me interesa, creo que es importante encontrar un equilibrio en las relaciones con los demás, y este dandy protagonista de la película es alguien que nunca da juicios, de hecho quizás los sufre. Como persona y director no me gustan las redes sociales, no quiero definir a Higiène Sociale como una película en las redes sociales, incluso si es tan oblicua. Nunca filmo a mis sujetos de frente, prefiero sacar el reflejo del campo: aquí hay alguien que vive en el siglo XVII y tiene problemas de reputación. Volviendo a la pandemia, lo que entra en la película -incluso el título que me gusta mucho ya existía- es quizás mi necesidad de escapar un poco de la realidad que estamos viviendo con una comedia.

© Cristina Piccino, Il Manifesto Società Coop. Editrice.
traducción y adaptación Jorge Cappelloni

© 2021 FelliniA Tierra de Cine
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.